la vida es aquello que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes

“La vida es aquello que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes”

La vida es aquello que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes” (John Lennon)

Siempre me encantó esta frase, y siempre la encontré muy verdadera…la vida es aquello que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes…si, “debe de ser así” pensé muchas veces. Creo que…John…tenía toda la razón

Empecé a escribir el blog en italiano en el mes de octubre. No tenía las ideas claras pero sabía que era importante empezar a escribir acerca de los nueve meses vividos en Colombia y de la posibilidad que ellos me dieron para desprenderme de lo que llamo mi “antiguo yo” para conectar con el nuevo.

En diciembre pensé que sería una buena idea traducir al español mis entradas y así nació Reflejos de Luz. Desde entonces me dediqué a publicar nuevas entradas en Spiragli di Luce (la versión italiana) pero al mismo tiempo traducía las primeras en español. Lo primero que no pude predecir, que me pasó mientras estaba haciendo otros planes, fue darme cuenta de que traducir as algo que va más allá de transponer palabras de un idioma a otro: procuro escribir conectado con el presente y esto hace que las palabras de una entrada de hace dos meses me parezcan viejas, superadas: pertenecen a un “yo” en el cual no me reconozco.

Mientras que la vida seguía su camino este “yo” empezó a transformarse en un nuevo que percibe estas palabras como inapropiadas. Detrás de algunas de ellas incluso sentí un pequeño dolor sutil que ya no tenía razón de ser. Cada entrada en español se parecía más a una nueva creación que a una traducción. Las palabras tomaban vida propia y de alguna manera sincera e inexplicable reflejaban tanto los destellos de verdad como las inseguridades que tenía dentro de mí al momento de escribirlas. Fue algo valioso, importante e inesperado, sin embargo hace poco ocurrió algo aún más asombroso e impredecible.

 

Tomé la decisión de volver a Colombia.

 

Cuando empecé a escribir el blog, no pensaba que habría tenido la posibilidad de volver tan pronto. Quería escribir sobre los nueve meses de mi vida en Colombia y consideraba tener todo el tiempo para hacerlo. Sin embargo, se dio la posibilidad de volver y decidí no rechazar esta maravillosa oportunidad, aunque signifique interrumpir el relato que apenas acababa de empezar. Siento un poco de pena, pero creo que esto que está ocurriendo está relacionado con el título de esta entrada: por más que procuremos imaginar, calcular y dirigir nuestra vida, una parte de ella sigue siendo impredecible.

La verdad es que desde los primeros días en que llegué a Italia tenía gana de irme. No me reconocía más en algunos aspectos de la vida de mi país, de la manera de pensar y actuar de los italianos… Además, muchas veces me pasó que alguien me parara en la calle para decirme cosas como: “…pero, ¿por qué volviste?” ó “pensé que te ibas a quedar allá para siempre” o algo por el estilo.

Esas preguntas venían acompañadas por miradas sospechosas y tonos de voz que apenas escondían la desilusión. Casi parecía que estuviesen más tristes de mi decisión de regresar que felices de volver a verme. Tal vez durante nueve meses encarné sus sueños de viajar, de huir o simplemente es más complicado pensar que haya elecciones definitivas que épocas en que se escogen cosas que te hacen crecer. Cualquiera que sea el motivo, me sentía más rechazado que acogido, las ganas de huir eran inmensas. Sin embargo decidí quedarme. Considero que la vida es una oportunidad tan maravillosa como para huir: decidí luchar con esas sensaciones y procurar llevar luz donde había oscuridad. Si decido irme otra vez – pensaba – tiene que ser porque lo escojo y no porque estoy huyendo de algo”.

 

Entonces...¡La vida es aquello que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes!

 

Así como por arte de magia Italia volvió a gustarme.

Me ayudó el kung fu, la nueva amistad con mi grande amigo Francesco, mi huerta, los paisajes, viajar en moto hacía nuestro bonito sur, las historias sin tiempo del mediterráneo, la comida, las ferias, Sicilia, la música, las sonrisas…los reflejos de luz.

Ahora siento que un ciclo se cerró: estoy nuevamente en paz con mi país y con mi gente, así que siento que llegó el momento de salir otra vez. Prefiero irme con un poco de nostalgia en vez de salir con el corazón lleno de decepción. Como cuando uno se levanta de la mesa con un poco de hambre, quizás más adelante tendrá ganas de volver a sentarse y disfrutará aún más la comida.

Esto que estoy diciendo me hace entender una vez más que podemos pasar todo el día tratando predecir nuestro futuro, y forzarlo de alguna manera en una dirección pero hay que tener en cuenta que la vida es lo que pasa mientras lo hacemos.

Mientras estaba haciendo el proyecto de escribir poco a poco el relato de mi estadía en Colombia, me encuentro nuevamente en condición de viajar otra vez. Si alguien ha leído mi primer reflejo sabe que pensé mucho antes de empezar a escribir. Esperé tanto tiempo, buscando tener ideas, herramientas y coraje y ahora me toca interrumpir lo que he recién comenzaba.

De hecho, una vez más, toca repetir que…la vida es aquello que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes

 

John Lennon y la canción “Beautiful boy”

 

Voy a interrumpir un momento el flujo de mis pensamientos, porque quiero decir algo acerca de esta bonita frase.

Se encuentra en la canción Beautiful boy (1980) de John Lennon: 

 

Life is what happens to you
While you’re busy making other plans
En español son muchas las traducciones: la vida es aquello que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes pero algunos la traducen como “La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes” y…bueno, de hecho, la idea que expresa, siempre es la misma: hay algo impredecible en la vida, y por cuanto te comprometes en programar, hay algo que va más allá de lo que puedes imaginar.
Aquí va la canción

 

La vida es aquello que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes…entonces…otra vez ¡Colombia!

 

Voy a retomar mi relato.

Creo que como se dieron las cosas me enseño algo muy valioso, y es que existe solo un momento para empezar una actividad: ese momento es AHORA.

Si alguno de ustedes que me leen en este mismo instante está esperando, aplazando o no está seguro si empezar o no una actividad…queridos amigos y hermanos, confíen en mí, no existe momento mejor que el ahora.

Y no se preocupen si las cosas no se dan como las han imaginado. Será la vida misma quien se encargue de corregir sus ideas y predicciones al respecto. Lo que yo opino es que simplemente la vida te regalará ideas sobre cómo corregir lo que vas a hacer, así como mi idea de escribir no fue completa (y seguramente incluso ahora no lo es!) hasta cuando sentí que quería escribir en español y luego volver a hacer una experiencia en el exterior. Si empezamos a actuar conforme con nuestros sueños será la vida misma a ser nuestra maestra.

Cualquiera que sea tu idea, salir de viaje, emprender un nuevo proyecto, una nueva actividad, cambiar de trabajo, cambiar algo en tu trabajo, mejorar tu trabajo, hablar con tu pareja de un asunto que hasta ahora no lograste expresar, perdonar, darle el abrazo a tus padres que desde hace años ya no les das, decirles “te quiero”…bueno, el momento mágico para hacerlo no es dentro de un año, ni dentro de un mes, ni mañana, otra vez (y discúlpame si lo repito) es justo ahora.

Ahora que dejé de escribir usando el seudónimo puedo tomarme la satisfacción de poner una foto que quiero mucho: la tomé hace año y medio en el Quindío, en el hermoso pueblo de Salento. Un día de especial alegría, felicidad, dicha, la misma que siento ahora que voy a oprimir la tecla “publicar” para compartir mis pensamientos y mis emociones con ustedes.


blog de crecimiento personal, reflejos de Luz

 

P.D. empecé a escribir esta entrada unos días antes de mi viaje que fue el 9 de marzo. Lo publiqué en italiano y terminé de traducirlo en el mismo avión, después del despegue, mientras ese enorme pájaro de metal me estaba conduciendo al nuevo mundo. Apagué el computador con mucha satisfacción después de terminar la traducción y dormí hasta el aeropuerto de Bogotá. Cuando volví a prenderlo, el computador dejó de funcionar y con eso perdí todos los datos de mis últimos seis años de vida, incluso esta entrada que acabo (otra vez) y con diez días de retraso de traducir.

Entonces….no lo olvides…el momento para realizar tus sueños es AHORA!!!

Gracias por leerme. ¡Hasta el próximo reflejo!

Elvio

Quiero dar las gracias a Edna Soraya Sanchez por la revisión del texto y sus valiosas correcciones. 

Y si este reflejo que nos recuerda que “la vida es aquello que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes” te ha gustado, COMPÁRTELO! 

Sigues leyendo mi blog 🙂 Reflejo recomendado: El hilo invisible que nos une a las personas

0 Comments

leave a comment