Hoy les cuento como he dejado de fumar (facilmente)

como dejar de fumar.jpg

Queridos amigos,

Hoy es un día maravilloso para mi: celebro cuatro años desde cuando dejé de fumar. Estoy seguro que no lo logré gracias a un procedimiento mental sino que fue el corazón que me ayudó a lograrlo. Solo el corazón tiene el poder para despertar el espiritu guerrero que está dentro de nosotros. Y se necesita el espiritu de un guerrero, porque el cigarrillo puede llegar a ser un oponente muy difícil de vencer. Sin embargo, si estoy escribiendo es precisamente porque la posibilidad de vencerlo existe.

Si no eres fumador podrías pensar, tal vez, que no te interesa esta entradayo te aconsejo de seguir leyendo: primero porque las cosas ocurren por una razón (y esto, por supuesto, incluye tu estar aquí) y segundo porque posiblemente conoces a alguien que fuma, y quizás estas palabras te puedan dar algunas sugerencias para ayudarlo a dejar. Además, los principios que nos ayudan a dejar el cigarrillo, son los mismos de los que nos pueden guiar a dejar cualquier otro tipo de adicción. Si, puse en negro esa palabra, porque, aunque fumar pueda parecer entretenido, un momento en el que se comparte o para relajarse, la verdad es que de so se trata: una pura adicción.

Si eres fumador, el consejo sigue siendo lo mismo. Si quieres seguir fumando, no serán estas palabras mías a convencerte en contra de tu voluntad (…o…¿tal vez si?) y si quiere dejar, entonces, estás en el lugar perfecto para eso.

Como logré dejar de fumar?

Primero quiero contarte que yo fumaba mucho, un paquete de veinte cada día. Fumaba cuando estaba agitado y cuando tranquilo, en los momentos de descanso y durante el trabajo. Fumaba antes de los exámenes a la universidad, de las entrevistas de trabajo y antes de una llamada que me ponía nervioso. Siendo que llamar por teléfono casi siempre me ponía nervioso y que por trabajo llamaba mucho…pues…casi siempre tenía un cigarrillo en la boca. Fumaba antes del cine, después del cine…durante no podía… pero ya en el final de la peli anhelaba el cigarrillo..mejor dicho, cada ocasión era adapta para fumar. Lo hacía porque estaba convencido de que el cigarrillo me gustara y también porque pensaba que me relajara. Sin embargo, cuando dejé, me enteré de que ninguna de estas dos cosas eran ciertas.

Por qué ninguna de las dos era cierta?

 Es muy fácil responder: si fuese cierto que el cigarrillo me gustaba tanto como me parecía…¿como es que ahora puedo vivir sin fumar…¿e incluso me siento mejor?

Y si de verdad me relajaba, ¿cómo es que ahora estoy mucho más relajado que antes? Entendí el porque gracias a un libro maravilloso: la verdad es que el cigarrillo nos agita. La nicotina crea la necesidad de fumar y es precisamente esa necesitad que pone el fumador en un estado de agitación aún si a menudo ni siquiera es consciente de eso. Pero si quieren que se dé cuenta de cuanto lo es…¡procuren esconderle los cigarrillos y verán la reacción! Cuando por fin el cuerpo recibe su dosis de nicotina el cuerpo se relaja.

Podemos decir entonces que el cigarrillo quita la misma agitación que ha creado, creando así la ilusión de una relajación. El libro a que me refería antes se llama Es fácil dejar de fumar si sabes como” del escritor ingles Allen Carr. Es un libro bonito, una de aquellas obras que los indígenas de Latino-américa llamarían “libro de poder”. Sin embargo ahora quiero contarte de…

El día en el que tomé la decisión

remedios caseros para dejar fumar.jpg

Me gustaba una chica y sabía que ella amaba la salud y el bienestar…entonces…¡sabía muy bien que no podía mostrarle que era fumador! Hasta aquel momento había tratado de cortejarla pero sin ni siquiera lograr de salir a tomar un café. Entonces, como sabía que trabajaba en una Spa haciendo masajes…hice algo un poco atrevido y llamé para reservar una sesión con ella.

Por supuesto el día del masaje no podía creer de verme ahí…y me hizo el masaje…actuando como entre enojada y divertida por esa sorpresa que había decidido hacerle. La suerte (y la buena energía) hicieron que el cliente siguiente (el último del día) no se presentó. Entonces, fue ella misma a invitarme a salir en un parque bonito que quedaba cerca.

Por supuesto estaba super feliz por lo que estaba pasando y aunque mi cuerpo me estuviese reclamando su dosis de nicotina mi corazón lo puso en espera. Estuvimos juntos charlando y paseando en el medio de una hermosa naturaleza durante un par de horas. El deseo de fumar quedaba presente, pero lo pude controlar. Cuando nos despedimos, me sentía tan agradecido por lo que había pasado que decidí hacer un acto de gratitud y no fumar hasta la mañana siguiente.

Al despertarme…ese día…había mucho sol…era plena primavera, los pastos y los arboles estaban llenos de flores. Sentí dentro de mi un deseo enorme de fumar, pero frente a tanta belleza, sentí que si había sido capaz de retenerme un día, podría seguir también el segundo día. Y el tercero. Y el cuarto. Y así dejé.

Pero después de un mes, me di cuenta que a veces la gana de fumar volvía. Aunque el cuerpo ya estaba limpio y me sentía mucho mejor, mi mente seguía con el deseo del cigarrillo. Fue en aquel momento que un compañero de la escuela de yoga me aconsejóEs fácil dejar de fumar si sabes como”.

Me lo aconsejó porque, me dijo, dejar con la sola fuerza de voluntad no es fácil y de hecho las consecuencias (¡incluso económicas!) de retomar el cigarrillo me parecieron mucho más graves de los diez euros del costo del libro, entonces me decidí a comprarlo.

Me impresionó mucho la idea clave del libro: no se deja por el AHORRO ni por evitar MALOS OLORES ni menos (aún es lo más grave) por las ENFERMEDADES…y eso porque todas esas cosas un fumador ya la conoce y sin embargo sigue fumando. La única posibilidad de dejar es darse cuenta que fumar es inútil.  

Cuando fumaba me pasaba algo muy curioso: en los paseos en moto, me gustaba parar para aprovechar la vista de un bonito panorama y fumar (como se dice en italiano) una… “bella sigaretta”. Cuando decidí dejar de fumar en mi nació entonces un temor bien peculiar: tenía mido que, al dejar el cigarrillo, jamás habría aprovechado tanto una parada con la moto.

Por supuesto…¡no era más que un temor! Ahora en moto aprovecho mucho las paradas…muchos más que antes…y he descubierto también un método muy saludable económico para parar…que tiene a que ver con este post: “Viajando, viviendo y disFRUTAndo!” … un mes de viaje con puros almuerzos de fruta cosechada a los lados de la carretera, de los ríos y de los bosques. ¡Haz clic en el enlace para leer la historia! 

Quiero terminar hablando de la salud y del ahorro. Dije que no es la idea central del libro, pero también en es fácil dejar de fumar si sabes como se habla de eso. No voy a hablar del cáncer al pulmón (eso está escrito hasta en los paquetes…) sino algo más liviano y tal vez interesante.

Ya después de tan solo un mes, cuando iba a trotar, alcanzaba a recorrer una distancia de el doble de largo, de cuatro a ocho kilómetros. Y llevaba varios años entrenando sin superar el limite de los cuatro kilómetros…

Además yo soy cantante: después de un mes sin cigarrillo alcanzaba notas de un tono y medio más altas que antes y después de unos meses dos tonos y medios (es decir, cinco notas más). En muy poquito tiempo alcancé notas que ni siquiera con años y años de estudio había alcanzado.

Ahorro: calculé que sin fumar ahorré mil euros al año. Si parece raro multiplica el costo de un paquete por 365. Si estas pensando que fumas menos acuérdate que las estadísticas dicen que un fumador considera fumar más o menos la mitad de lo que fuma realmente. Si aún te parece poco, piensa que fumar conlleva otros gastos como encendedores, cenicerosincienso para quitar el olor… sin considerar los que te piden si “le regalas un cigarrillo por favor“…

1000 euros al año durante cuatro años son 4000 euros. Me parece de tener una vida más saludable, ser mejor en el deporte y en la música y… ¡tener un sueldo para hacerlo!

Aquí en Colombia los cigarrillos cuestan meno, sin embargo haciendo una comparación con los precios europeos también muchas otras cosas cuestan menos. Aunque dos o tres mil pesos para un paquete parezcan pocos…acuérdate siempre que hay que sumarle encendedores, ceniceros y todo lo que ya hemos hablado, y que con el dinero que se ahorra se puede pagar por ejemplo un buen plan telefónico mensual… y sobra dinero para un almuerzo y un cine.

Cuando pienso en cuanto gastaba antes…hay algo que siempre me hace sonreír: me ha pasado que me preguntaran donde encuentro el dinero para viajar. Pero nadie me ha preguntado, antes de dejar el cigarrillo ¡donde encontraba el dinero para FUMAR! 

Los cigarrillos son un gasto repartido en muchísimos momentos y difícilmente cuando fumamos nos ponemos a calcular  los gastos anuales de nuestra adicción. Dejar me ha permitido volverme adicto a viajar y, sinceramente, entre las dos adicciones, ¡prefiero esta última!

Entonces…¿qué opinas? ¿Ya llegó la hora de intentar dejar de fumar?

 

p.d. …si no todavía no te antojaste lo suficiente te pongo la portada del libro…para que te antojes.

es fácil dejar de fumar si sabes como allen carr descuento.png

 

p.d. n.2 …y si tal vez te estuvieses preguntando como me terminó de ir con la muchacha de los masajes…mmm… finalmente no pasó nada y quedamos amigos. Pero siempre la voy a agradecer, porque es también gracias a ella que ya llevo cuatro años sin fumar, cuanto largos años LIBRE DE LA ESCLAVITUD DEL HUMO DE CIGARRILLO.

Si este Reflejo te ha gustado, puedes hacer una cosa muy fácil para ti gratis…o sea…COMPARTIRLO en Facebook o en los otros Social Network. De antemano, gracias.

Hasta el próximo reflejo

consejos para dejar de fumar.jpg

 

 

2 Comments
  1. ¡Genial! Ciertos hechos. Manten este nivel es un articulo estupendo. Tengo que leer màs articulos como este.

    Saludos

    • Elvio Reflejo Rocchi
      Ene, 14, 2017

      Muchas gracias, bienvenido en mi blog, un abrazo!

leave a comment